Solicitamos su permiso para el uso de cookies en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si  o continúa navegando consideramos que acepta el uso que hacemos de ellas.     Puede obtener más información sobre cookies aquí
Inicio
Mapa de localización. Cómo llegar.
Consulta nuestro blog
Inicio Contactar MENÚ
Inicio Contactar

A Sebastián García. Siempre en el recuerdo

“Volverás a mi huerto y a mi higuera”
(M. Hernández)

Ya no habrá más tertulias de agosto con Chan bajo los árboles mientras las golondrinas entraban y salían de sus nidos y en el laurel cantaban los gorriones. Al llegar al pueblo en el verano, él nos tenía la casa dispuesta, los rosales regados y la vegetación frondosa: el nogalito con sus primeras nueces, el cerezo que sólo daba sombra y una higuera que mimaba y porque la acababa de plantar.

Chan se nos fue inesperadamente el pasado diez de noviembre a causa de una pancreatitis aguda y compleja. Toda su vida había sido alguacil, como su padre y su abuelo. El oficio suponía, además de otros mandatos municipales, dar pregones por el pueblo anunciando las novedades del día. Se hacía de viva voz por plazas y esquinas y siempre era una alerta para la población que, al oír el aviso, suspendía las conversaciones, interrumpía los quehaceres y las costureras se quedaban con la aguja paralizada en el aire.

Como el empleo no daba para mucho lo compensaba con la agricultura. Sin embargo, lo que a Chan le hubiera gustado era estudiar. Pero perteneció a una generación marcada en la niñez por la guerra y la posguerra y donde ya sobrevivir era un lujo. Y como no pudo ser, lo suplía con lecturas: Gabriel y Galán, Julio Verne, Salgari, Víctor Hugo, García Márquez. A Chan le fascinaba sobre todo el teatro clásico con su ingenio y sus versos bien rimados: Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón. Y cómo no, el Tenorio. Le parecía la forma más viva y directa de mostrar los misterios de la naturaleza humana. Tenía un instinto natural para recitar, sabía de memoria fragmentos de obras –algunas representadas por él en el pueblo- y a veces competíamos con poemas del Romancero Viejo.

El próximo verano, Dios mediante, quizás haya más tertulias. Su silla estará vacía pero lo sentiremos en el corazón, en el aire, y en esa pequeña higuera que él plantó. Ojalá crezca hermosa y fuerte. Tanto como su emocionado recuerdo.

Tus primas: Benilde, Paca y Pepa.

CERRAR

A Sebastián García. Siempre en el recuerdo -

Contenidos relacionados...

Ayuntamiento de Palencia de Negrilla. Salamanca.
  Menú principal     EL AYUNTAMIENTO     PALENCIA DE NEGRILLA     ANUARIO - ACTUALIDAD     ENVIAR MI COMENTARIO  
  Inicio Inicio     Contactar Contactar     Mapa de localización. Cómo llegar. Dónde estamos    Consulta nuestro blog Nuestro Blog
           Aviso legal     Política de privacidad     Uso de cookies     Estadísticas